La diabetes y el ejercicio

ejercicios para la diabetes

Hacer deporte tiene grandes beneficios para todo el mundo, tanto si disfrutan de buena salud como si tienen algún tipo de problema como la diabetes. De hecho, es mucho más fácil que se sufra de esta enfermedad si no se hace ejercicio, por lo que en muchos boletines de noticias diabetes se relaciona con una vida sedentaria, además de unas pautas de alimentación poco adecuadas.

Recomendaciones de los expertos sobre el ejercicio y la diabetes

Es por eso que los expertos en nutrición y salud recomiendan la práctica de un ejercicio moderado tanto en condiciones normales como cuando se ha diagnosticado este tipo de problemas. De hecho, cuando padecemos diabetes es más que probable que el médico nos mande hacer deporte para mantener los niveles de glucosa lo más controlados posible, principalmente para evitar la necesidad de inyectarnos insulina.

Dependiendo de si la diabetes es de tipo 1 o de tipo 2, tanto la intensidad como los ejercicios deben adaptarse a las circunstancias para que nos ayuden a controlar los niveles de azúcar, así como otros factores como la tensión o el colesterol, que sin tener relación con la enfermedad también pueden suponer un riesgo añadido.

Caminar y andar en bicicleta

Los ejercicios aeróbicos son los que se recomiendan con mayor frecuencia como prevención o tratamiento de la diabetes. Por ello, montar en bicicleta o salir a caminar suele ser lo primero que nos dirá el médico que tenemos que hacer.

También es bueno correr o ir a nadar un mínimo de 3 veces a la semana, siempre manteniendo la constancia y regularidad y tratando de evitar el sobreesfuerzo que pueda producir lesiones.

Beneficio mental

El factor ejercicio diabetes también ofrece mejoras en otro campo como la salud mental. Al hacer deporte el cuerpo segrega endorfinas, que combaten el estrés y tiene efectos favorables para el cerebro. Además, al depender menos de la insulina los pacientes tienen una mayor sensación de bienestar que aumenta la autoestima y también aporta una mejora en la calidad de vida. Por estas razones, tanto a nivel preventivo como de tratamiento, el ejercicio debe estar presente en nuestras vidas, tengamos diabetes o no.

Puntuar este post
¡Compartí este post!Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest