Claves para la construcción de muros de contención

muros de contencion

Los muros de contención son estructuras que están destinadas a detener materiales que naturalmente no podrían hacerlo debido a las pendientes naturales. Esta estructura principalmente detiene grandes masas de tierra y se pueden ver principalmente en las vías férreas o carreteras para evitar que el material caiga y pueda ocasionar grandes daños.

Hay varios tipos de muros de contención, uno de ellos es el de gravedad y se utiliza para que su peso contrarreste el empuje del terreno a la tierra y debe tener dimensión grande.

Por su parte, los muros de tierra armada se usan especialmente para resistir movimientos, por lo que contienen fuertes armaduras metálicas que disminuyen el empuje de tierra que soporta el muro. Para construir este tipo de muro de contención es necesario trabajar diferentes capas de pequeño espesor, con esto el suelo resiste más y por mucho tiempo.

Los muros estructurales son aquellos que tienen la ventaja de flexionarse y su espesor aumentará de acuerdo a la altura del muro. Estos muros tienen una saliente que se respalda en el terreno para trabajar en conjunto. La forma de este tipo de muros puede ser en “L” o “T” invertida.

Los muros contrafuerte son los que tienen un mayor refuerzo en el interior del muro, es decir, en la parte en la que se localizan las tierras, y se utilizan para aquellas estructuras altas que suelen presentar excesivas flexiones.

Claves para la construcción

Principalmente debemos definir el proyecto, ya sea algo pequeño como en un jardín o algo más elaborado como una caminería.

En toda construcción de muros de contención, es necesario conocer los elementos, como por ejemplo la presión del suelo, el peso, deslizamiento del terreno, etc.

Un muro de este tipo debe respaldarse sobre una base sólida de hormigón y se construye sobre una base de ladrillos macizos. Como alternativa a los ladrillos macizos, se pueden utilizar ladrillos huecos que son más ligeros y de más fácil corte, pero este solo son adecuados para muros pequeños, que no necesiten una gran resistencia y que no se vean afectados por cambios de temperatura.

El tipo de material que se vaya a utilizar en el muro de contención dependerá del uso que se le de y de la altura, por lo que es de suma importancia evaluar todas las aristas del proyecto.

  • En caso de que se requiera un muro de contención de buena resistencia, se pueden utilizar bloques de cemento que ofrecen un mayor refuerzo.
  • El muro de contención también puede hacerse a base de piedra seca, pero no deben superar el metro de altura, este tipo de material suele utilizarse en regiones montañosas.
  • La madera también se puede usar en la construcción de muros.

Es importante tomar en cuenta los drenajes que tienen que estar presentes en los muros de contención además de la fachada que se utilizará en caso de que el muro sea para un jardín, de esta manera no se perderá la estética del mismo.
El grosor y la altura del muro tienen que guardar relación con la cantidad de tierra que se desea contener y la pendiente del terreno.

Es importante contar con la ayuda profesional para poder construir un muro de contención, pero es necesario conocer el trabajo que se está realizando para saber que se está haciendo de la manera correcta. Si la obra necesita más de un metro de altura es necesario contar con ciertos parámetros de seguridad para garantizar el éxito de la estructura, es por esto que la ayuda profesional es indispensable.

Puntuar este post
¡Compartí este post!Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest